El lenguaje de la política en Latinoamérica

Jorge Ávalos

El domingo 10 de diciembre de 2006, a los 91 años de edad, murió el ex gobernante chileno Augusto Pinochet. En una sorprendente coincidencia, un hombre que al momento de su muerte estaba siendo juzgado de terribles abusos a los derechos humanos en Chile, falleció el Día Internacional de los Derechos Humanos. La historia de Latinoamérica es también la historia de estas ironías del lenguaje y de los actos de la política.

Nunca olvidaré un comentario que Pinochet hizo una vez ante las cámaras de televisión: «Si al comunismo se llega por medio de la dictadura del proletariado, a la democracia hay que llegar por medio de la dictadura de la democracia». Con ese oxímoron admitió que su régimen fue una dictadura. Y con un eufemismo asumió responsabilidad de «los hechos» ocurridos durante su régimen. Esto lo hizo el 25 de noviembre de 2006, en el último cumpleaños que celebró. Y lo hizo a tiempo. Una semana después, el 2 de diciembre, sería ingresado al Hospital Militar tras sufrir un miocardio y un edema pulmonar agudo.

Los disturbios ocasionados en torno a la noticia del fallecimiento de Pinochet me llevaron a pensar en los laberintos del lenguaje político. Ante la conmoción inoportuna provocada por la muerte del más notorio dictador latinoamericano del siglo XX, el poeta Mario Benedetti reaccionó con inusitada pero memorable lucidez: “La muerte le ganó a la justicia”. Una doble metáfora en un círculo sin fin: incredulidad ante la muerte (gana la impunidad); asombro ante el suspenso eterno de la justicia (gana la muerte).

Para entender el lenguaje de la política en Latinoamérica, necesitamos recordar algunos conceptos claves. Para empezar cito las siguientes definiciones de las más comunes figuras retóricas, de acuerdo con la Real Academia Española de la Lengua:

Oxímoron: Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., la dictadura de la democracia.

Eufemismo: Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante; p. ej., decir hechos en lugar de asesinatos políticos, abusos de mis subalternos en lugar de genocidio.

Paradoja: Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción; p. ej., Mira al poderoso, en sus abusos, débil.

Metáfora: Entre otros significados, alegoría en que unas palabras se toman en sentido recto y otras en sentido figurado: La muerte le ganó a la justicia.

Ironía: 1. Burla fina y disimulada. 2. f. Tono burlón con que se dice. 3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice. P. ej., El lenguaje de la política.