El periodismo como performance

Image

Jorge Ávalos

El 15 de septiembre de 2006 murió Oriana Fallaci (1929-2006), una de las contadas figuras míticas del periodismo. Traduje, para El Diario de Hoy, su última entrevista, la cual fue publicada en inglés por The New York Times. La versión electrónica no contiene, por algún error, el crédito del autor: Flemming Rose, quien se hizo notorio como editor del periódico que solícito las caricaturas de Mahoma que causaron un escándalo mundial, por las violentas protestas que provocaron en el mundo musulmán.

Uno de los aspectos que más llaman la atención de las famosísimas entrevistas que Fallaci le hizo a “los estúpidos bastardos que gobiernan nuestras vidas”, como llamaba ella a los líderes mundiales, era su capacidad para suscitar reacciones y palabras muy francas que revelaban lo que había debajo del barniz de la diplomacia. ¿Cómo lograba conseguir esas respuestas? Según Rose, las entrevistas de Fallaci eran “performances”, cada una era un tipo de actuación teatral diseñada para provocar a los entrevistados y obligarlos a responder de forma visceral.

“Conocida por sus tenaces preguntas y por un estilo beligerante”, escribe Rose, “sus entrevistas eran una especie de acto teatral que provocaba a sus interlocutores a decir cosas imprudentes. En una ocasión, mientras entrevistaba al Ayatollah Ruhollah Khomeini de Irán al final de la década de 1970, ella le arrojó el velo que cubría su rostro y que le habían obligado a usar, como una muestra de su disgusto a lo que ella llamó un trapo medieval”.

La entrevista completa de Rose, “La lucha interminable de Oriana Fallaci”, fue publicada en El Diario de Hoy el domingo 24 de septiembre de 2006.