Conclusión sombría

Imagen

Ruth Stone

Como al cortar el extremo pútrido
de una papa, nada queda
en el instante último, sino la piel
y la lechosa humedad. Qué terrible,
entonces, dividir las dos partes
y hallar el centro,
fustigado y malévolo.

 

Traducción de Jorge Ávalos

Anuncios