“Ángel de la guarda” de Jorge Ávalos

DOSSIER DE LA OBRA TEATRAL / FICHA TÉCNICA / ARCHIVO DE PRENSA

Ángel de la guarda

de Jorge Ávalos

Dirección:
Roberto Salomón

Elenco:
Naara Salomón – Angélica / Ángel de la guarda

Estreno mundial:
Jueves 24 de agosto de 2006
Teatro Luis Poma
San Salvador

 


SINÓPSIS

¿Cuál es la línea que divide la realidad de los sueños?

En el mundo de Angélica, una niña de catorce años, esa línea se borra el día en que su ángel de la guarda decide contar la historia prohibida de la pérdida de su inocencia.

Sin tapujos, Ángel de la Guarda trata de la realidad del incesto como un golpe al alma de una adolescente, pero lo hace desde su propia perspectiva y en sus propios términos.

Al confrontar su pasado, la riqueza de su visión original del mundo es restituida, al mismo tiempo que desenmascara y expone lo indecible.

Ángel de la Guarda es también una obra sobre la espiritualidad en la vida de los niños, sobre la magia liberadora de las palabras y sobre el poder de la imaginación para convocar, confrontar y vencer a los fantasmas del pasado.


FICHA TÉCNICA COMPLETA

 

  • Título: Ángel de la guarda (2004)
  • Dramaturgia: Jorge Ávalos (El Salvador, 1964)
  • Adaptación escénica: Naara Salomón
  • Dirección: Roberto Salomón
  • Actuación: Naara Salomón
  • Producción ejecutiva: Teatro Luis Poma
  • Patrocinio: Fundación Poma
  • Diseño de luces: César Noé González
  • Escenografía y vestuarios: Naara Salomón
  • Confección del traje del ángel: Pasita Lazo
  • Artesanía teatral: Elizabeth Guzmán / Carlos Quijada
  • Proyecciones: Maura Mendoza, modelo, en el rol de Angélica joven; fotografías de Tomás Guevara
  • Canciones: “Para cuando me vaya”, letra y música de Amaury Pérez; “Canción de cuna”, letra de Jorge Ávalos, música de Naara Salomón
  • Música: Isaac Albéniz interpretado por John Williams; Franz Schubert interpretado por Murray Perahia
  • Banda sonora: Roberto Quezada
  • Género: Monólogo / Teatro de objetos / Psicodrama / Sociodrama / Monodrama
  • Estreno mundial en El Salvador: Jueves 24 de agosto de 2006 en el Teatro Luis Poma, San Salvador
  • Estreno en Argentina: Miércoles 27 de agosto de 2014 en el Teatro Nacional Cervantes, Sala Luisa Vehil, Buenos Aires
  • Estreno en Honduras: Jueves 2 de octubre de 2014 en el Teatro Memorias, Tegucigalpa
  • Temas claves: ángel, espiritualidad, realismo mágico, abuso infantil, psicología del abuso
  • Duración: 60 minutos
  • Agradecimientos a: Licry Bicard

ARCHIVO DE PRENSA

 

» Prensa en Argentina

» Prensa en Honduras

A Few Words About Nothing

A Choral Play on the Subject of Race

 

By Jorge Ávalos

 

FOR AN UNDETERMINED NUMBER OF PLAYERS

 

This is a choral work made out of phrases and opinions about race and racism. Each sentence must be assigned to the players (actors or vocal performers) by the director, depending on the number of players.

None of the statements are meant to represent absolute truths. The point is to have the phrases be spoken, clearly and quickly, until the sense of an intense exchange of images and ideas is created. Within each numbered section, the statements can be spoken in the present order or in an order defined by the director, some can be repeated, and they can be said in a whisper or aloud, until the whole work projects a feeling of a spoken choral work. The first part is a bit narrative and it should end more or less in the same way, so as to give a sense of closure.

 

Introduction

A single player appears on the stage and reads from a book the following statement:

“Race is everything or nothing”. John Edgar Wideman.

The rest of the players appears on the stage. The book is given to another player, who gives the book to another player and then another until, somehow, the book has disappeared. The players begin to glance at each other until there is a need to speak. The play begins.

 

1.

And we thought the old trickster was dead.

Race, the old trickster… He’s back.

He arrived and came into our house as if he had never left.

He sat at our table.

He asked for a piece of our bread, for a hot cup of coffee.

We shared with him the little food we had left.

He was dark and silent.

We told him we had heard the stories and the songs.

“The tricks and the mayhem are now legend,” we said.

“Neither plagues nor wars have had the power to stop you”.

“You have wrestled the devil himself, we’ve heard.”

He didn’t say a word. He drank his black coffee.

We wanted to hear yet another story, perhaps a story about ourselves.

Instead, he placed his old bag of tricks on the table and gave us back what he had taken from us. And then he left, once again.

We just wanted to hear another story.

 

2.

Race is an old, timeless trickster.

The dark angel of history.

The evil twin of progress.

Welcome to the circus of reality, where race is the ringmaster.

Welcome to the New World, this way to the looting, this way to the genocide.

Welcome to the cotton fields of America.

Welcome to Auschwitz, the gas chambers are to your right.

Welcome to Bosnia, too little, too late.

Welcome to Hiroshima, welcome to the fire.

You are the color of your skin.

You are the child of a lesser god.

You have an inferior mind.

You are trespassing.

You are illegal.

Your food is so spicy.

Your culture, so traditional.

Oh, and the funny accent.

The oriental charm.

The exotic spell.

I’d love to take that veil off your face.

 

3.

I remember the war.

I remember my sixteenth birthday in a torture chamber.

I remember the cold Christmas Eve, shortly after crossing the Mexican-American border.

I remember sleeping in the streets of San Francisco.

I remember weeping over my first warm meal in two months.

I remember the noise of English.

I remember two boys dressed as girls in the youth shelter of Mission Dolores.

I remember the prostitutes I flirted with in the alleys of the Tenderloin.

I remember my first job, caring for a rose garden.

I remember those days with a strange, dark passion.

I didn’t know who I was. And nobody gave a damn.

 

4.

Race is a political border.

The superstructure of Plato’s Republic over two thousand years in the making.

The hegemonic axis of modern capitalism.

The iron curtain that separates the powerful from the oppressed, the developed master from the developing slave.

The American Civil War was in fact an economic war, the high noon of modern history.

The South didn’t lose the war to the Yankees, they lost to the dawn of the Industrial Revolution.

Race is class.

We can’t speak about race in terms of progress.

The professor tells the history of the world as a history of technological development, as the natural progression of civilization…

But then there is race…

Racism is the reminder that there is no such thing as human progress.

After two thousand years, we are still crucifying the savior.

After two thousand years we are still the predators of our own liberation.

 

5.

To cross the political border of race is to leave behind the trickery of race.

We are afraid to leave race behind, so we stay and live amidst the trickery.

We think we can outwit the oldest trickster, but, can we wrestle the devil?

Our liberation from racism can only come about by transcending the notion of race as color, race as culture, race as the standard of measure of human value.

Our liberation from racism can only come about by implementing a just economic order, for race is above all an economic question.

There was slavery before there was racism.

There was depreciation of human value before there was colonialism.

We have misread the history of our shame because we now inhabit Plato’s cave.

We debate a story of shadows projected on the walls of a cave.

At the center of the cave, the fire of history consumes our true memories.

So I say: “Dare…”

“Dare yourself to look into the fire and listen to the words we have forgotten…”

“Revisit the mountains and the rivers of your childhood…”

“Dream the dreams that you no longer dream…”

“And forget nothing.”

 

New York, 1998.

Actriz salvadoreña destaca en muestra de teatro 2014

El monólogo Ángel de la guarda, presentado por el salvadoreño Teatro Luis Poma, brilló por la actuación de Naara Salomón.

Segisfredo Infante | La Tribuna
Domingo 2 de noviembre, 2014

Resulta que durante todo el mes de octubre del presente año, el “Teatro Memorias” de Tegucigalpa, que dirige voluntariosamente Tito Ochoa Camacho, cristalizó una rica muestra de obras regionales protagonizadas por actores y actrices de casi todos los países centroamericanos, exceptuando, por ahora, a Panamá y Belice.

Aunque es teatro contemporáneo de mucha actualidad, el mismo se conecta, directa e indirectamente, con los viejos complejos de Edipo y de Electra de la Grecia antigua… En esta parte se destacó la actriz salvadoreña Naara Salomón, con la obra Ángel de la guarda, escrita por Jorge Ávalos, dirigida por Roberto Salomón y producida por el Teatro Luis Poma de El Salvador.

Al final, el teatro alternativo “Memorias” de Tito Ochoa Camacho y de su equipo es un experimento atractivo por su anhelo ideológico pluralista, en el que hipotéticamente caben todas las líneas de pensamiento, incluyendo el absurdo y la posmodernidad. Nuestros mejores deseos porque el teatro hondureño adopte un camino de sobriedad y madurez.

 


Infante, Segisfredo. Actriz salvadoreña destaca en muestra de teatro 2014. La Tribuna, Tegucigalpa, Honduras, domingo 2 de noviembre, 2014. [Fragmento de una columna sobre varias obras].

Con “Ángel de la guarda” inauguran muestra de teatro

El monólogo del salvadoreño Jorge Ávalos trata de manera frontal el tema del incesto. 

Samaí Torres | El Heraldo
Octubre 10, 2014

Cuatro años tenía Angélica cuando vislumbró por primera vez a su ángel de la guarda, el que la acompañaría en su niñez y adolescencia, y el que vería su dolor cuando su padre cometió el incesto.

Ese fue el tema abordado en la obra Ángel de la guarda, una historia del salvadoreño Jorge Ávalos, con la que se dio por iniciada la I Muestra Centroamericana de Teatro “Memorias de Centroamérica”.

Con la actuación de Naara Salomón y la dirección de Roberto Salomón, del Teatro Luis Poma, la historia toca de manera frontal un tema repetible en todas partes del mundo a lo largo de la historia.

En la puesta en escena, una mujer de 54 años, soltera, llega con la maleta de su padre fallecido, y ahí comienza la historia, una retrospectiva de la violación que sufrió de su padre cuando tenía 14 años.

El monólogo es un intercambio de recuerdos entre Angélica y su ángel de la guarda. Los secretos, los sueños, las locas fantasías y los héroes de su infancia son algunas de las cosas que Angélica comparte. “Creer era la llave de la inocencia”, dice la joven, “o hubo un tiempo en que así era”.

Para la niña, su ángel no era un juego, era su compañero al que le pidió “no me dejes”, y él respondió “no te dejaré, duerme”.

Ella en compañía de su ángel vivió ese paso de niña a mujer, aquel momento en la playa cuando su papá le iba a tomar una foto en traje de baño y le dijo “eres tan bella”, una frase que descubriría su verdadera connotación el día que su padre entró por la noche a su habitación y la violó, y las palabras de su mamá: “me das asco” cuando descubrió el hecho. La obra presenta de una manera directa el incesto, la inocencia perdida de una niña, la angustia de un ángel, el abandono de una madre y los deseos incestuosos de un padre.

* * *

Ángel de la guarda estuvo en escena el 2, 3 y 4 de octubre. Esta semana, el 9, 10 y 11, a las 7:00 PM, la I Muestra Centroamericana de Teatro continúa en la Casa del Teatro Memorias con la obra Dios es máquina, una comedia escrita por Woody Allen, dirigida por Daneri Gudiel y puesta en escena por Teatro Lux, de Guatemala.

El valor de la entrada a la obra es de 90.00 lempiras, estudiantes y adultos mayores pagan L 80.00.


Torres, Samaí. “Con Ángel de la guarda inauguran muestra de teatro”. El Heraldo, Tegucigalpa, Honduras, viernes 10 de octubre, 2014.

Memorias de Centroamérica: voces entre tabúes y silencios

El 2 de octubre arrancó la I Muestra Centroamericana de Teatro “Memorias de Centroamérica”, que concluirá el próximo 1 de noviembre.

Edgar Soriano | ConexiHon
Octubre 6, 2014

Desconfío de la incomunicabilidad; es la fuente de toda violencia.
Juan Paul Sartre

La Casa del Teatro Memorias que conduce Tito Ochoa, presenta en Tegucigalpa un festival de teatro centroamericano en una interesante selección de obras de la producción contemporánea del istmo. El proyecto conducido por el equipo de trabajo del Teatro Memorias nos muestra las capacidades de gestión independiente, haciendo posible un encuentro teatral de calidad artística derrotando los obstáculos de la indiferencia y la irresponsabilidad estatal en torno a generar este tipo de encuentros artísticos.

Con la obra teatral Ángel de la guarda del grupo salvadoreño Teatro Luis Poma, bajo la dirección de Roberto Salomón, se comenzó este importante festival artístico. Esta obra del dramaturgo salvadoreño Jorge Ávalos explora transparentemente la retrospectiva individual donde, entre muñecas, una niña expuesta en su entorno íntimo a través de sus sueños, alegrías y curiosidades en consonancia con la “realidad”.

Pero para poder comprender, en mi criterio, es importante reflexionar sobre la construcción simbólica del mundo occidental entorno a la “moralidad” y su impacto en las mentalidades colectivas. Actualmente hay leyes y campañas de prevención de maltrato infantil. Sin embargo, la obra teatral protagonizada magníficamente por la actriz, Naara Salomón, invita a analizar de manera profunda esas relaciones interactivas entre la niñez y los adultos. Al adentrarse en la búsqueda de la construcción cultural occidental podemos definir diversos puntos que nos pueden permitir el surgimiento de “tabúes” tutelados por la lógica vertical impositiva, sistémica, que ejemplifica a la familia como inamovible autoritarismo que somete a la niñez a la condición de propiedad privada indiscutible.

La puesta en escena evoca dialécticamente en la mente de Angélica, personaje de la obra, la realidad mezclada con sus sueños. Sus muñecos y muñecas simbolizan la conexión con su entorno adulto, incomprensible e ilusorio. La jerarquización vertical y autoritaria se impuso a través de los siglos en las familias, generada debido a la “moralidad” de silencios y represión. La niñez y adolescencia en la historia humana ha estado sometida a maltratos desde la esclavitud pasando por la violación sexual hasta el asesinato.

La iglesia católica tempranamente tomó medidas para evitar el “infanticidio”, sin embargo coaccionó el dialogo intrafamiliar y comunitario, obligando a los niños a desempeñarse en hordas instintivas en áreas rurales y también urbanas, como lo relataba por ejemplo Restif de la Bretonne en Borgoña sobre un ritual de adolescentes que presenció cuando tenía 7 años, en 1741: “una docena de jóvenes, todos sin pudor, enseñando su verga jugaban a ver quien movía más rápido el prepucio […]” (Muchembled, Robert, 2008). El anterior ejemplo muestra la situación que tanto los niños como las niñas eran separados en funciones específicas bajo la tutela autoritaria de sus padres y constreñidos por la “moralidad” imperante en la sociedad.

En Tegucigalpa, en un estudio del historiador Omar Valladares encontramos otro ejemplo de la represión institucional en el año de 1677 contra la esclava Tomasa y el mulato libre Juan de Valderas, acusados de haber sido descubiertos entre unos arbustos ubicados atrás de la iglesia La Merced teniendo relaciones sexuales. Se puede discernir que la sexualidad estaba supeditada a la jerarquía familiar a través de matrimonios arreglados, por ello la clandestinidad era la única opción para muchas personas, sin olvidar que la niñez en muchos casos estaba sometida al silencio de la casa en diversas relaciones incestuosas o a la violación del patrón en otros casos.

La obra teatral Ángel de guarda nos invita a reflexionar el cómo abrir debates razonables para no olvidar esa historia represiva y sus tentáculos contemporáneos, hacer conciencia de enfrentar la imposiciones de círculos políticos y sectas religiosas que se niegan a los diálogos y derechos humanos elementales de las personas en sus diferentes etapas de la vida. Es urgente ejercer nuestra ciudadanía para garantizar que las voces sean escuchadas y que la democratización de nuestra humanidad comience a gestarse libremente, que el gran “miedo a la libertad” que plantea Jean Paul Sartre sea derrocado, esta es la enseñanza que interpreto de esta creación artística teatral.

 


Soriano, Edgar. “Memorias de Centroamérica: voces entre tabúes y silencios”. ConexiHon, Tegucigalpa, 6 octubre de 2014.