Talleres de escritura: técnicas, intercambio y creación

EDH20100127CUL041P.jpg

Los facilitadores de estos seminarios aseguran que los imparten para brindar herramientas y no para “hacer” escritores.

Gabriela Mendoza

“Nadie puede aprender a ser escritor por medio de un taller. Sin embargo, un taller sí puede abrir una puerta a nuestro potencial creativo, al potencial que ya está en nosotros, y puede mostrar opciones para canalizar el talento o la necesidad apremiante para la expresión personal.”

Jorge Ávalos

Cuando un aspirante a escritor siente la necesidad de asistir a un curso de instrucción literaria lo primero que buscará es un taller de escritura que podrá encontrar en universidades, casas de la cultura o centros culturales, pero ¿son útiles estos talleres? ¿podrán guiarlo para que pueda estructurar una narración, un poema?

Según el escritor Jorge Ávalos, quien ha sido facilitador en estos seminarios, nadie puede aprender el oficio de escritor por medio de un taller, lo que estos sí hacen es “abrir las puertas a nuestro potencial creativo y demostrar opciones para canalizar el talento o la necesidad para la expresión personal”.

De la misma opinión es el poeta Roberto Laínez, quien en febrero comenzará dos talleres de escritura en el Palacio Tecleño de la Cultura y las Artes. Según él, los talleres no forman escritores, simplemente dan las herramientas que incluyen técnicas como la construcción de personajes, manejos de tiempo y espacio, entre otros elementos.

“El taller sólo sirve como facilitador de algunas técnicas o para intercambio de impresiones”

Jacinta Escudos

Conocimiento

Los escritores, entrevistados vía correo electrónico, coinciden en definir a un taller de escritura como un intercambio de experiencias que permite “conocer la vida a través de la palabra”, tal como afirmó Alondra Umanzor, una poeta que comenzó a asistir a estas reuniones a sus 16 años y ahora, a sus 24, coordina talleres financiados por Oxfam América en el marco de la prevención de la violencia los fines de semana.

“El año pasado estuvimos en Ahuachapán, Santa Tecla y San Marcos impartiendo clases para jóvenes”, mencionó Umanzor.

Por otra parte, Claudia Blanco, estudiante de psicología, es parte de los talleres literarios de la Universidad Tecnológica impartidos por la escritora Silvia Elena Regalado. La experiencia, asegura, ha sido enriquecedora y estimulante; además, le permite compartir sus escritos con los demás.

Para el escritor Manlio Argueta, la importancia de que se impartan estos talleres en el país es vital. Además, propone que dentro del sistema educativo se descubran talentos para becarlos en escuelas o talleres de escritura.

“El que va a ser escritor lo lleva dentro, eso no se fabrica en un seminario de escritura”

Ricardo Lindo

 


Mendoza, Gabriela. “Talleres de escritura: técnicas, intercambio y creación”, El Diario de Hoy, San Salvador, miércoles 27 de enero de 2010.

La entrevista completa a Jorge Ávalos, realizada por Gabriela Mendoza para este artículo, está aquí: Un taller sí puede abrir una puerta a nuestro potencial creativo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s