Belleza y poder

Susan Sontag by Krementz

Beauty belonged to the family of notions that established rank, and accorded well with a social order unapologetic about station, class, hierarchy, and the right to exclude.

Susan Sontag

Jorge Ávalos

He aquí una hermosa cita que es difícil traducir por la dificultad que ofrece una sola palabra: unapologetic. Cuando el escritor Carlos Dada solicitó ayuda, pidiendo opciones de interpretación, sus amigos le propusimos varias posibilidades: desde “sin arrepentimiento”, “sin concesiones” y “sin complejos”, hasta “orgulloso de sus creencias, ideas, pensamientos o acciones”. Como podemos apreciar, entre la inflexibilidad de la postura de alguien que no da su brazo a torcer hasta una actitud de orgullo por lo que se es o se piensa, hay un gran trecho. Sólo el contexto puede determinar cuál es el verdadero significado de la palabra. Pero una vez que leímos la oración completa de Susan Sontag, el problema parecía persistir. Ninguna propuesta de traducción reflejaba a cabalidad lo que decía el original en inglés.

La cita original de Sontag es, en principio, sobre el significado de la belleza. No como un ideal estético sino como un concepto social históricamente determinado. Es sobre los usos de la belleza para la clase dominante: la que dispone del poder económico y político. En una primera lectura concluyo que se refiere a una forma de orgullo, a una actitud que ronda con la altanería, pero que es, ante todo, el rasgo distintivo de una clase social, así que mi primera intuición fue usar la palabra “altivez”:

La belleza pertenecía a la misma familia de conceptos que establecían categoría, y por tanto se ajustaba bien a un orden social que asumía con altivez su posición, clase, jerarquía y el derecho a ser excluyente.

Pero al comparar esta traducción con la cita original noto de inmediato su debilidad: el significado, tan fuerte en inglés se torna en español menos exacto, casi ambiguo.

En el contexto, lo que unapologetic significa es que a una determinada clase social le vale un comino lo que otros piensan, y tanto es así que sus miembros ni siquiera considerarían juicios externos sobre ellos mismos. En español, la palabra más precisa se referiría a una actitud social: “engreimiento”, “altanería” o “altivez”. Pero ninguna de estas palabras parece expresar con precisión lo que unapologetic significa en este caso, y al incluirlas en la oración pierden algo, o se cruzan a otro lado de significación: “descaro” no es una opción precisa; tampoco “desdén”; “altanería” se acerca pero le falta bastante. ¿Por qué no parece haber una palabra que se ajuste con exactitud a lo que Sontag trata de comunicar?

Creo que el problema, en esta oración en particular, surge del hecho de que la palabra unapologetic es usada para calificar una oración compuesta que se ramifica en dos frases, y para cada una de estas dos frases se requiere en español una traducción distinta del adjetivo inglés. Es decir, estamos en realidad ante dos usos distintos de la palabra en cuestión. En su primer uso, unapologetic describe un orden social:

Beauty as a notion that established rank accorded well with a social order unapologetic about station, class and hierarchy.

En su segundo uso, refuerza la concepción de un supuesto derecho que esa clase social considera incuestionable:

Beauty as a notion that established rank accorded well with a social order unapologetic about the right to exclude.

Sin lugar a dudas, Sontag se refiere a una clase social que actúa sin escrúpulos. Pero el planteamiento paralelo de las dos ideas que se ramifican a partir de unapologetic exige en español una traducción divergente de esa palabra. Esta es mi propuesta final, la cual incluye una traducción de unapologetic que había propuesto antes, “altanería”, pero también una traducción inesperada que no aparece en ningún diccionario, “arrogar”, pero que funciona muy bien en el contexto de la oración:

La belleza pertenecía a la misma familia de conceptos que establecían categoría y, por tanto, se ajustaba bien a un orden social que asumía con altanería su posición, su clase y su jerarquía, y se arrogaba el derecho a ser excluyente.

He ahí a Sontag, entre la síntesis y la complejidad, hablándonos de la belleza como una fuente de poder para la clase social dominante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s